viernes , 14 junio 2024
Inicio / Noticias / César Cevallos: el orfebre del arte sacro ecuatoriano

César Cevallos: el orfebre del arte sacro ecuatoriano

César Cevallos es un orfebre que nació en Sangolquí en 1944. Este artesano es reconocido a nivel nacional e internacional por sus creaciones religiosas. Pese a las dificultades que encontró en su camino, nunca dejó de consagrar su vida a perfeccionar su arte.

Su historia

La orfebrería es uno de los oficios que han perdido fuerza en los últimos años. Sin embargo, César Cevallos continúa con este trabajo que lo apasiona. Él se dejó maravillar por la joyería, filigrana, los metales, el dibujo y demás desde niño. Debido a su situación económica, terminó la primaria y se dedicó por completo a la orfebrería.

Con los años, ganó prestigio hasta que un día un pedido le cambió la vida. “Vinieron a mi taller, que era chiquito, a pedirme que haga unas andas a la Virgen del Quinche porque las necesitaban con urgencia”, contó. Gracias a su trabajo, impregnado de calidad y detalle, nuevas solicitudes le llegaron. Así, entre los trabajos de este orfebre se encuentra la decoración de los pasamanos de la Basílica del Voto Nacional, del cementerio de los presidentes y más.

Reconocimientos nacionales e internacionales

Uno de los momentos que más atesora es su primera obra internacional. “Tenemos trabajos en todo el país, pero una de las más interesantes es la de Picayune, en Nueva Orleans (EE UU). Es un tabernáculo, una cena de un metro cincuenta de altura y la decoración de la iglesia”. Esto lo obtuvo a través de la convocatoria abierta de un concurso a nivel mundial para los mejores orfebres. En la competencia participaron artesanos de España, Francia, Colombia y Perú. Pero, fue Ecuador el ganador gracias a César Cevallos. Esta victoria y otras le hicieron acreedor de desafíos incluso más grandes.

“Uno de los momentos más emocionantes fue cuando me pidieron que haga el cáliz para el Santo Padre”, cuenta. Los sacerdotes de la curia de Pichincha le solicitaron esto para la celebración de la eucaristía que presidiría el papa Francisco durante su visita a Ecuador en el 2015. César se esmeró en este trabajo y lo dio como donación. “Quedó muy lindo. En ese tiempo entraban al taller medios de comunicación del país y de fuera del país. Esto es sin duda un orgullo”, recordó.

Hombre de fé y religión

Este hombre asevera que el amor a su trabajo y a Dios lo impulsan a continuar con la orfebrería religiosa, a pesar de los obstáculos. “Hay cosas que uno no entiende”, indicó con la voz entrecortada. “Tengo cuatro hijos, pero uno murió a los 21 años. Perder a un hijo es demasiado duro”, precisó. Este fue una prueba de fe para César, pero sostiene que nunca dejó de creer. Desde ese día, por el contrario, procuró mejorar en su trabajo como una ofrenda a la vida. Su primera obra religiosa fue para la Virgen del Quinche. Hoy asegura que es ella quien vela por su hijo, por él y su familia.

Cristina Pazmiño

(Quito, 1995) Soy estudiante de Periodismo y Jurisprudencia de la Universidad San Francisco de Quito. Me encantan los temas de género, cultura e historia.

Relacionado

Apple anunció el lanzamiento de su canal de streaming

La mañana del lunes 25 de marzo del 2019, Apple y su director Tim Cook, …