viernes , 21 junio 2024
Inicio / Columna de política / Segunda Vuelta: Quaker es Quaker los demás son cuentos
Segunda Vuelta: Quaker es Quaker los demás son cuentos

Segunda Vuelta: Quaker es Quaker los demás son cuentos

Hay segunda vuelta electoral en el Ecuador eso es un hecho. ¿Pero cómo se va a plantear y qué es lo que tenemos que decidir realmente? Hay que considerar que lo que está en disputa hoy por hoy, es quien nos representará por los próximos cuatro años. Esta  disputa no estuvo en discusión o no fue una “disputa constituida” hasta estas elecciones. Pues hasta ahora no había existido actor que pueda competir con el oficialismo. Esto se rompió el domingo 19 de febrero de 2017.

¿Alguien nos representa?

El discurso de la oposición plantea una supuesta representación del “60%” de votos válidos en contra de Alianza País.  Suponer esto, es plantear desde el discurso, la disputa por la hegemonía sobre quién puede hablar por la totalidad de un “pueblo”. La pregunta que deberíamos trazar entonces es: ¿Cuál es la condición necesaria para que alguien pueda hablar por la totalidad? Y la respuesta a esto debería ser  lo que el actor o actores puedan llegar a construir.

Segunda Vuelta: Quaker es Quaker los demás son cuentos
Segunda vuelta electoral Ecuador

Esto depende de si el proyecto que los actores que disputan la hegemonía por representarnos es válido y legitimado, no tanto en fríos números electorales; sino en capacidades para articular relaciones políticas donde todos sean incluidos. Pero, ¿Qué significa ser incluidos? Significa que a pesar de las diferencias y aceptando las mismas, sea cuales sean, se puedan construir estructuras que representen y que vayan en la mejora de la vida de todos.

Datos que importan

Esa es hoy la necesidad primordial de esta coyuntura. Sin embargo, estos actores (llámese candidatos) que disputan la hegemonía de hablar por la totalidad de nosotros, no comprenden esta necesidad y parecen ignorarla.

Esto puede reflejarse en lo siguiente, con el 100 % escrutado:

existieron 3´379.566  votantes que estuvieron ausentes, votaron nulo o blanco. El candidato Lenin Moreno obtuvo solo 336.777 votos más que este número. Mientras que el candidato Guillermo Lasso obtuvo 727.163 votos, menos que este número. Esto se refleja en que los ecuatorianos que votaron nulo 7,04% o blanco 2,73%  todavía no tienen un candidato que los represente, sin contar el ausentismo 18,37% que se puede presentar por distintos motivos de la persona.

A la  conclusión que se puede llegar es la siguiente:  los actores se han olvidado del electorado, con propuestas que retornan al conflicto y carecen de contenido que nos permita legitimar nuestro voto. Por lo que el planteamiento real al que deberíamos llegar no sería si somos de un lado o de otro, sino ¿Qué es lo que pasa en el sistema, que en realidad nadie puede asumir o construir legítimamente la hegemonía de nuestra totalidad? Esto también significaría, asumir la capacidad de establecer quienes somos y a dónde vamos. Y la verdad es, que este escenario parece lejano en el caso de Moreno y Lasso.

Segunda Vuelta: Quaker es Quaker los demás son cuentos
Segunda vuelta Ecuador

Entonces volviendo al punto, ¿Existe en el país un actor o actores capaces de producir un horizonte nuevo?. Esto es lo que tenemos que reclamar de ambos candidatos para la siguiente vuelta. Basta de palabrería bonita y demuéstrenos que tienen la capacidad de crear una agenda política definida, que pueda ganar la batalla por el “sentido” colectivo de quienes somos y a dónde vamos. O como diría aquella vieja publicidad de Quaker; Quaker es Quaker, los demás son cuentos. Dejemos el cuento y hagamos el Quaker de una buena vez.

Carlos Cabrera

Politólogo de El Choclo Político

Relacionado

Lo que hoy se mediatizo

Es lamentable los últimos sucesos que han pasado en el Ecuador, sin embargo no es …